Las hermanas Grimes, otra obra maestra de Richard Yates

15 de enero de 2009
Buena suerte: otro libro de Richard Yates traducido

Mientras leo "Las hermanas Grimes" (apenas me quedan treinta páginas) dudo en lo que diré en cuanto la termine. Dudo si es (casi) tan buena o mejor (incluso) que "Vía Revolucionaria". Es una pena que sea a base de adaptaciones cinematográficas el único medio de rescatar del olvido a un novelista tan brillante como Richard Yates. Si no fuera por la adaptación de Sam Mendes la edición de Emecé del año 2003 seguiría agotada, y quizá (sólo quizá) si no se anunciara que "Las hermanas Grimes" también será llevada al cine, con Naomi Watts como protagonista, tampoco podríamos leer esta estupenda novela: una sincera recomendación.

Como muestra de la escritura de Yates dejo aquí un fragmento del inicio del libro, antes de que todo se vuelva irremediablemente amargo en los acontecimientos y sentimientos de las dos hermanas. "Ninguna de las dos hermanas Grimes estaba destinada a ser feliz, y al echar una mirada retrospectiva siempre da la impresión de que los problemas comenzaron con el divorcio de sus padres. [...]". Sarah y Emily son dos niñas de nueve y cinco años, corre el año 1930 y sus padres acaban de separarse; esta es la descripción de su madre:

"Esther Grimes, o Pookie, era una mujer pequeña y activa cuya vida parecía dedicada a la persecución y mantenimiento de una imprecisa cualidad que ella llamaba "encanto". Devoraba las revistas de moda, se vestía con gusto y vivía cambiando de peinado, pero no lograba desterrar de sus ojos esa mirada de asombro ni aprendió nunca a circunscribir el lápiz labial a los límites de la boca, lo que le daba un aire de aturdida y vulnerable incertidumbre. Consideraba que los ricos tenían más encanto que los integrantes de la clase media, y por eso aspiraba a que sus hijas fueran educadas para emular las actitudes y modales de la riqueza. Siempre buscaba barrios "bien" para vivir, aunque a veces estaban fuera de sus posibilidades económicas, y trataba de ser estricta en asuntos de decoro."

(Richard Yates, Las hermanas Grimes; Alfaguara, 2009; traducción de Rolando Costa Picazo)


1 comentario