No es sólo por las ilustraciones...

20 de noviembre de 2008
Los primeros "Tipos Infames"

Esta semana, llegará a las librerías otro nuevo título de la colección de Libros Ilustrados de la editorial Nórdica. Quienes hayan ojeado o no hayan podido evitar la tentación de regalarse alguno de los títulos anteriores (Baudelaire, Melville, Kafka, Sebald…) sabrán que ese dato es suficiente para justificar este artículo, pero en su lugar hemos preferido agrupar algunas de las últimas novedades que han despertado nuestro interés, aunque en este caso la curiosidad no se deba tan sólo a los textos.

Otra joya editada en el país de la nieve:

Los amigos de Nórdica proponen, con el buen gusto al que nos tienen malacostumbrados, una antología poética en edición bilingüe e ilustrada de quien fuera nombrado 'príncipe de los poetas':'Poemas' de Paul Verlaine, cuya intensidad al concebir la vida y la creación poética, su carácter sentimental y fuerte temperamento, ha conseguido plasmar el artista Louis Joos en las hermosas ilustraciones de este libro.

Esperamos el libro con anhelo, en primer lugar porque ya hemos podido ver el trailer que ha colgado la editorial —con música de Tom Waits—, pero también por una anécdota que dejará claro nuestro interés por Verlaine, Rimbaud y otros tantos con carnet de 'infames': Verlaine formaba parte de la cena literaria que reunía a los principales escritores del momento bajo el nombre de 'Les Vilains Bonshommes' (algo así como 'Tipos Infames'); estas reuniones de café, ocasión perfecta para echarse al gaznate cualquier bebedizo y leer los poemas más recientes, juntaba a muchos poetas que aparecen en el conocido retrato de grupo realizado por Fantin-Latour, cuyos nombres, a pesar de ocupar los lugares destacados del lienzo, han quedado prácticamente olvidados detrás de la obra de Rimbaud y Verlaine, en la esquina inferior izquierda.

Tres novelas (o no) inclasificables:

Ahora que el término 'novela gráfica' parece tan extendido, se publica este insólito libro compuesto hace más de 70 años que emociona por su modernidad. 'Tres novelas en imágenes' de Max Ernst ha sido publicado —porque sí y porque si no nadie lo haría— por la editorial Atalanta, y su disfrute ha trastocado nuestras expectativas lectoras según descendíamos por él de forma intuitiva, convirtiendo en endebles todos los términos que podamos usar para referirnos a él: ¿poemas gráficos?, ¿collages poéticos?... no tenemos la menor idea de cómo llamar a estas 'novelas' surrealistas que dejan muy atrás el término ilustración.

Max Ernst utilizó imágenes de otros para las intrigantes imágenes de estos más de 400 collages, pero nada mejor que sus propias palabras para tratar de definirle: "Los paralíticos y los náufragos hallarán siempre en él la noticia de las profundidades marinas y el agua fría de las costas".

Tan sólo pedimos una cosa: abrid este libro.

Un homenaje a San Apetito:

De forma parecida a cómo Jonathan Swift en su 'Humilde propuesta' recomendaba a los irlandeses que en tiempos de penuria y pobreza se comieran a los niños, porque eran nutritivos y porque así dejarían de ser una carga para sus padres, Roland Topor escribió e ilustró este ingenioso recetario, 'La cocina caníbal' (Tropo Editores, 2008).

Un libro que debería estar en todas las casas junto a las 1.080 recetas de cocina de Simone Ortega, porque lo mismo nos enseña a preparar algo sencillo para salir del paso con los ingredientes que tengamos en casa ('Pies de majorette con huevos duros', 'Hombre gordo con sal') o platos mucho más sofisticados con los que sorprender (o aterrorizar) a nuestros invitados ('Restos de un automovilista guisado', 'Muslos de chicas con piernas al aire' o una deliciosa 'Mamá con rosas blancas').

Siguiendo con la envenenada idea de Swift, proponemos para el menú del día de hoy el plato de Roland Topor que puede leerse en la página web de Tropo Editores:

"Bebé salteado a la brissac.
Trocee al bebé en lonchas no muy gruesas; deje que adquiera un poco de colorcillo en mantequilla caliente, después añada chalotes y perejil picado muy fino. Déjelo cinco minutos, espolvoree una cuchara de harina y cuando la harina esté mezclada con la carne, condimente con una lágrima y un vaso de leche.
Salpimiente y deje cocer durante una hora. Diez minutos antes de servir, añada una cuchara de jarabe contra la tos. Este modo de preparar a los bebés es excelente, lejos de endurecer el alma, la enternece."

Un libro para comerse con patatas.

Y para terminar...

Para algunos el mejor momento de la comida no es el festín en sí, sino la sobremesa de después, cuando se habla con tranquilidad alrededor de los cafés y los licores. Por eso no queríamos terminar este artículo con el copioso libro de Topor, sino con una recomendación más ligera y que encantará a los muchos seguidores de Julio Cortázar. La ilustradora Elena Odriozola ha fantaseado en torno al breve texto (no me atrevo a decir cuento) 'Aplastamiento de las gotas' y ha rodeado las palabras de Cortázar de las líneas manieristas de sus dibujos. Publicado recientemente y servido en mesa por la editorial Laberinto de las Artes.


Publicado en soitu.es (18-11-2008)


, , , , , , , , , , , ,

1 comentario

  • Excelente menú Gózalo ¿Ya me he redimido?

    Otra cosa...¿Podrías recomendar alguna obra de Willa Cather? Tiene bastante buena pinta!